Un grupo de científicos ha analizado cientos de muestras de ADN encontradas en las aguas del lago Ness, algunas de ellas a una profundidad de hasta 200 metros.

A %d blogueros les gusta esto: