En territorios de Estonia limítrofes con Rusia, una instalación militar no declarada entrena soldados de las fuerzas especiales estadounidenses.

A %d blogueros les gusta esto: