Tras 16 años en el 'corredor de la muerte', un texano de 64 años fue ejecutado este jueves mediante inyección letal por haber apuñalado hasta la muerte a una mujer y a su hija. Sus últimas palabras sorprendieron por su cinismo.

A %d blogueros les gusta esto: