La Abadía de Montserrat destapa y admite los abusos del religioso, que falleció en 2008, contra varios menores a lo largo de casi 30 años.

A %d blogueros les gusta esto: