La octogenaria haló el cabello de la delincuente y comenzó a forcejear con ella para que no se llevara sus pertenencias.

A %d blogueros les gusta esto: