Los científicos explican que un gusano parásito invade sus tentáculos oculares para imitar la apariencia de una oruga y atraer la atención de aves depredadoras.

A %d blogueros les gusta esto: