Tras la victoria de Alberto Fernández en las elecciones primarias, el peso argentino se devaluó un 30% y las acciones de empresas locales se derrumbaron. ¿Por qué no lo evitó el Gobierno?

A %d blogueros les gusta esto: