Tras el primer sismo, las autoridades neozelandesas emitieron una alerta de tsunami, pero más tarde comunicaron que ya no existía una amenaza.

A %d blogueros les gusta esto: