La entrevista se produjo en la cárcel de Belmarsh, conocida como la 'Guantánamo' británica.

A %d blogueros les gusta esto: