Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU

El Gobierno de Estados Unidos anunció este lunes que retirará a lo largo de esta semana al personal diplomático que todavía queda en su embajada de Caracas por el "deterioro de la situación" en Venezuela y por constituir su presencia un "obstáculo" a la estrategia de Washington.

"Esta decisión refleja el deterioro de la situación en Venezuela, así como la conclusión de que la presencia de personal diplomático en la embajada se ha convertido en un obstáculo para la política estadounidense", afirmó en Twitter el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

The U.S. will withdraw all remaining personnel from @usembassyve this week. This decision reflects the deteriorating situation in #Venezuela as well as the conclusion that the presence of U.S. diplomatic staff at the embassy has become a constraint on U.S. policy.

— Secretary Pompeo (@SecPompeo) March 12, 2019

El 23 de enero, el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, que reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino, y ordenó la salida del país de todos los diplomáticos estadounidenses. Washington, sin embargo, respondió entonces que no retiraría a su personal al no reconocer la autoridad de Maduro, al que se refirió como "ex presidente".

"Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticas con Venezuela y las llevaremos a cabo a través del Gobierno interino de Guaidó, que ha invitado a nuestra misión a permanecer en Venezuela", dijo en esa ocasión Pompeo.

El 24 de enero, el Departamento de Estado ordenó el retorno de todos sus trabajadores gubernamentales "no esenciales" destinados a Venezuela y de los familiares de los diplomáticos. También aconsejó a los ciudadanos estadounidense que salieran del país petrolero.

Washington lidera una estrategia internacional para deponer a Maduro y entregarle el poder a Guaidó, quien ha recibido el reconocimiento de más de 50 países, en su mayoría americanos y europeos, aunque también de Israel y Australia.

Maduro, por su parte, mantiene el apoyo de Rusia y China, así como de Cuba, México o Bolivia.

Tanto Trump como sus más cercanos asesores en Washington han repetido que "todas las opciones", incluida la militar, "están sobre la mesa" para sacar a Maduro del poder.

La oposición venezolana convocó para el martes nuevas manifestaciones en el quinto día de un gigantesco apagón que ha paralizado el país, haciendo más profunda la crisis alimentaria y sanitaria.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Donald Trump recortó el presupuesto de asistencia para América Latina pero pidió reservar USD 500 millones para ayudar a Venezuela

Venezuela ya superó las 100 horas sin luz: el régimen extendió la suspensión de actividades por el apagón

Juan Guaidó declaró la emergencia nacional por el apagón y pidió cooperación internacional para frenar el envío de petróleo venezolano a Cuba

A %d blogueros les gusta esto: