La actuación fue realizada por efectivos de la Guardia Costera, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) y de la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Fauna de Florida, que encontraron en el interior del pesquero "Miss Shell" 11 aletas y numerosos cuerpos desmembrados de escualos.

El barco, de 40 pies de eslora (unos 12 metros), había sido interceptado cerca de South Sound Creek por un fallo en las luces de navegación, pero, tras subir los agentes a bordo y descubrir el cargamento de tiburones, ordenaron al pesquero a dirigirse a Port Largo, en Cayo Largo.

Las leyes federales prohíben desde el año 2000 la captura de tiburones para cortarles las aletas y desechar el resto, indicó la Guardia Costera en un comunicado.

"Este caso en un buen ejemplo de la coordinación de agencias para parar la pesca ilegal" y permite "reforzar la eficiencia de la flota pesquera en aguas de los Cayos", apuntó Rich Steidell, de la Guardia Costera.

Aprovechó Steidell para recordar que los "recursos marinos son muy valiosos para el público y la nación", por lo que los pescadores deben conocer las regulaciones para "asegurarse de que cumplen con la ley".

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Tiburones, olas gigantes y radiación: cuáles son las 7 playas más peligrosas del mundo

El dramático momento en que cuatro tiburones rodean a un niño en una playa de las Bahamas

A %d blogueros les gusta esto: