En línea con los mensajes de austeridad y recorte lanzados desde la Casa Rosada, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, firmó un decreto que abre un plan de retiros voluntarios para los empleados públicos de la provincia.

Según consta en el decreto, podrán optar por el retiro todos los empleados que "revisten en las Plantas Permanentes con Estabilidad, que cuenten con una antigüedad de dos años o más e inferior a los 24 años en la Administración Pública y le falten más de cinco años para acceder a la jubilación".

El Decreto lleva el número 465/18 y no incluye ni a policías ni agentes penitenciarios.

También se señala que el gobierno "podrá denegar la solicitud cuando, a su juicio, el retiro del agente afectare el regular funcionamiento del área o el sector en que se desempeñe".

Al hacerse efectivo el retiro, se realizará un pago inicial en el momento de la baja y "cuotas mensuales, iguales y consecutivas".

El método de pago estipulado es el siguiente:

-Entre 2 y 5 años de antigüedad percibirán 10 cuotas, las primeras cuatro en el momento de la baja y las restantes en 6 meses consecutivos.

-Entre 6 y 7 años de antigüedad serán 15 cuotas en total, 6 iniciales y 9 mensuales.

-Entre 8 y 9 años de antigüedad las cuotas serán 20, 8 al momento de la baja y 12 mensuales.

-Entre 10 y 11 años de antigüedad cobrarán 24 cuotas, las primeras 10 en el momento de la baja y las restantes 14 de manera mensual.

-Más de 12 años de antigüedad tendrán acceso al cobro de 30 cuotas, 12 cuando se retiren y 18 mediante pagos mensuales.

Se destaca también que las cuotas a percibir en el momento del cese se calcularán y abonarán en base a la remuneración mensual normal y habitual bruta de cada agente y para las restantes se tomará como base la remuneración mensual normal y habitual neta percibida por cada agente luego de efectuadas las deducciones legales.

A %d blogueros les gusta esto: