Con sus plaza para octavos casi cerrada, Cruzeiro enfrenta al clasificado Racing por el liderazgo del Grupo 5 de la Copa Libertadores de América 2018 para apartarse del camino de los rivales más fuertes en la próxima fase, una inversión a futuro que puede valer un título.

El partido se juega en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, con el arbitraje de Andrés Rojas y la TV Fox Sports.

Líder con 11 puntos, la Academia ya tienen su boleto asegurado desde hace semanas, mientras que los brasileños, segundos con 8, sólo podrían perderlo por una catástrofe histórica. Para ello, la Universidad de Chile, tercera con 5 unidades, no solo debería golear al ya desahuciado Vasco, sino orar por un milagro que le hiciera superar su diferencia de 16 goles con la Raposa.

(AFP)

Objetivo: evitar brasileños

Apoyado en sus buenos números en esta Libertadores, el Cruzeiro ni contempla la posibilidad de un desastre. La vista en Belo Horizonte ya está puesta en unos octavos a los que no llegaban desde hace tres años y para los que este renovado equipo tiene grandes planes.

Pero no son los únicos brasileños que los tienen. De los siete representantes de ese país en la fase de grupos, todos menos el Vasco tienen su pase prácticamente hecho y, la mayoría, con actuaciones de peso.

Para evitar un encontronazo dramático en la próxima fase, el Cruzeiro debe vencer a Racing, asegurándose así el liderato del Grupo 5 y un adversario procedente del bombo de los segundos clasificados para el sorteo.

(AFP)

"No nos gustaría cruzarnos con brasileños en octavos, siempre son peores los cruces dentro del país, aunque los equipos grandes de Sudamérica también son difíciles", valoró el técnico Mano Menezes el domingo.

Espina clavada

Pero si el Cruzeiro quiere hacer de esta Libertadores la de su reconquista -tras sus dos temporadas al bode del infierno-, no puede fallar ante rivales de altura continental como Racing.

Y la primera prueba salió mal. Fue precisamente en su visita a la Academia cuando los brasileños perdieron su primer partido del año, y el único hasta ahora en esta Libertadores, a finales de febrero en Buenos Aires (4-2).

Un revés que aún no han olvidado en Belo Horizonte.

"Encajamos goles que no podíamos sufrir en Argentina. El partido de hoy será muy disputado, sabemos cómo juegan los equipos argentinos. Pero sabemos que podemos hacer un buen juego", afirmó el volante ofensivo uruguayo Giorgian De Arrascaeta.

El reencuentro con Racing es tan importante para el Cruzeiro, que Mano Menezes decidió alinear a un equipo suplentes para el clásico del sábado contra el Atlético Mineiro en liga, que acabó con victoria 1-0 del Galo.

La buena noticia para el veterano técnico es que ante Racing podrá contar de nuevo con Thiago Neves y Edilson, recuperados de sus lesiones.

A levantar cabeza

Mucho más tocados llegan los argentinos a Brasil, necesitados de recuperar la moral perdida en una semana para el olvido.

Racing perdió con Colón en la última fecha de la Superliga (NA)

El desastre comenzó el pasado lunes con su derrota ante Colón en la última jornada de la Superliga, que no les permitió sellar la clasificación a la Copa Libertadores de 2019.

Lo peor, sin embargo, llegaría tres días después, cuando el equipo de Avellaneda cayó humillado en la primera fase de la Copa Argentina ante el humilde Sarmiento de Resistencia.

Racing no pudo con Sarmiento de Resistencia en la Copa Argentina (Télam)

"Tiramos a la mierda seis meses buenos de trabajo, no lo puedo entender", lamentó después el técnico Eduardo Coudet.

Todavía invicto en esta Libertadores, Racing se lanza a recuperar su tocada autoestima ante el Cruzeiro, aunque para el duelo no podrá contar con los lesionados Saravia y Domínguez, ni tampoco con Leonardo Sigali.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES

A %d blogueros les gusta esto: