Manifestantes nicaragüenses marchaban este martes por el municipio de Granada cuando decidieron derribar un cartel con la imagen del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo.

"No es un acto de violencia; es un acto de repudio al régimen", dijo una joven integrante del Movimiento 19 de abril, fundado por los estudiantes que comenzaron la ola de protestas opositoras en todo el país.

Medios locales señalaron que habitantes de los barrios El Escudo y El Rosario facilitaron herramientas para desarmar la enorme estructura con una fotografía de la pareja presidencial.

Según el diario La Prensa, este era el último cartel de la campaña electoral de Ortega que quedaba en pie, ya que días antes fueron derribados los que estaban ubicados en los empalmes de Nandaime y El Guanacaste.

La ONG Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunció este martes que el Gobierno de Nicaragua oculta información sobre la cantidad de personas muertas durante la represión a las manifestaciones.

"Ellos hablaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de 76 muertos, nosotros teníamos 64 con nombres, apellidos, fotos, familiares y circunstancias, otros organismos un poco más, el Gobierno dejó de contar cuando informó de 10, lo que significa que ocultó todos estos muertos y que los sigue ocultando", dijo a EFE la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez.

Núñez calificó como "grave" la presunta ocultación de la verdadera cantidad de personas fallecidas durante las manifestaciones, ya que si bien los nombres de la mayoría podrían coincidir, también es probable que algunos de los 76 reconocidos por el Gobierno se sumen a los 64 del Cenidh.

"Si son víctimas diferentes quiere decir que aquí lo que hubo fue un exterminio mayor que el que denunciamos", resaltó la defensora de los derechos humanos.

El interés de Ortega en ocultar el número real de fallecidos se corresponde con su negativa a reconocer la llamada "matanza estudiantil" ocurrida entre el 18 y el 22 de abril, según Núñez.

La presidenta del Cenidh recordó que es probable que la lista de víctimas sea mucho mayor, tal como lo demostró el caso del joven Javier Munguía, a cuyo padre el Instituto de Medicina Legal (IML) le negó tener su cuerpo, para después reconocer que estaba en la morgue y que había fallecido el 18 de abril por causa natural, pese a que la víctima presentaba golpes.

Este martes se cumplen 35 días en Nicaragua de una crisis sociopolítica que ha cobrado 76 vidas, según cifras de la CIDH.

La CIDH denunció el lunes que el material obtenido durante su trabajo de campo en Nicaragua evidencia "graves violaciones de derechos humanos" con "al menos 76 personas muertas" en Nicaragua.

"Durante su visita la CIDH reunió información documental, audiovisual y escuchó centenares de testimonios que evidencian graves violaciones de derechos humanos durante un mes de protestas, caracterizadas por el uso excesivo de la fuerza por parte de cuerpos de seguridad del Estado y de terceros armados", indicó la comisionada Antonia Urrejola, relatora país de Nicaragua.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Nicaragua podría perder cerca de 60 mil empleos por la crisis política del gobierno de Daniel Ortega

A %d blogueros les gusta esto: