Desde hace tres meses la seguridad de Río de Janeiro está en manos del Ejército de Brasil, por orden del presidente Michel Temer ante el aumento de la violencia en la ciudad carioca. Sin embargo, los reportes siguen siendo alarmantes. Según un balance divulgado este miércoles por la plataforma "Fuego Cruzado", una persona es herida de bala cada seis horas en Río.

La intervención militar decretada por el Gobierno cumple hoy tres meses, pero el control de las Fuerzas Armadas sobre el orden público no se ha traducido, por el momento, en un descenso expresivo de los índices de violencia.

Desde que comenzó el año, al menos 521 personas fueron heridas de bala en Río de Janeiro, que además de la violencia lidia con una crisis económica sin precedentes, agravada por los múltiples escándalos de corrupción que han salpicado a los últimos gobiernos regionales.

En otra dramática estadística que muestra la feroz ola de homicidios, robos y tiroteos prácticamente diarios, cerca de medio centenar de policías han muerto en lo que va de año.

El Ejército anunció que incrementará su presencia en Río de Janeiro (EFE)

El último, el sargento Robert Nogueira de Almeida, de 42 años, en la mañana de este miércoles durante una tentativa de asalto mientras iba en moto a su trabajo, en la zona norte de la ciudad más emblemática de Brasil.

Por otro lado, al menos 15 niños de hasta once años de edad fueron alcanzados por balas perdidas en la región metropolitana de Río de Janeiro en estos poco menos de cinco meses de 2018, de los cuales cuatro murieron.

En medio de ese panorama, el portavoz del Gabinete de Intervención Federal, coronel Roberto Itamar, dijo en declaraciones divulgadas este martes por la estatal Agencia Brasil que, a partir de ahora, se intensificará la presencia de efectivos en las calles.

El estudio reveló que una persona es herida de bala cada seis horas

"Tras tres meses de intervención, la población va a percibir más patrullas en las calles", expresó el militar, que calculó que serán más de 1.300 efectivos repartidos por el estado y un total de 580 vehículos de las distintas fuerzas públicas brasileñas.

Itamar adelantó que en los próximos días una nueva favela de Río será ocupada por militares, como ya se hizo con la de Vila Kennedy, en la zona oeste de Río, donde el Ejército opera desde el pasado 23 de febrero y que ahora volverá de nuevo a estar bajo control de la Policía Militarizada.

La violencia no cede en Río de Janeiro

De acuerdo con el coronel, los tres primeros tres meses de intervención han servido para realizar un diagnóstico de la situación, reordenar la estructura de la Seguridad Pública y cambiar algunas facetas de la política penitenciaria, entre otros aspectos.

Solo el año pasado la violencia en todo el estado de Río, cuya población se concentra mayoritariamente en la zona metropolitana de su capital homónima, causó 6.731 muertes, entre ellas más de 100 policías y diez niños alcanzados por balas perdidas.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los echaron de un bar y volvieron para acribillar al guardia de seguridad

Balacera en una discoteca de Cali: un video mostró el pánico en la pista de baile

Le decían "Hitman", mató a un vecino y convirtió un barrio en una zona de guerra al enfrentarse a la Policía con un rifle semiautomático

A %d blogueros les gusta esto: